miércoles, 16 de marzo de 2016

¿Cómo fue mi primer "shooting"?

Hola amigos Upciencia, 

 

¿Qué tal va la semana? La mía con muchas ideas, muchos planes, novedades y sobre todo, mucha ilusión. Dentro de unas semanas os podré desvelar algo, pero de momento, mis labios están sellados. Debido a todo esto, no he tenido tiempo para terminar de hacer la entrada de "Consejos si vas a viajar a Londres" ya que lo quiero hacer perfectísimo para que os sea útil y tengáis ganas de leerlo ;)


Pero...no quería que os quedaréis sin entrada, así que viendo ayer fotos, me encontré con las fotos que hice con gafas de sol para una Óptica de Onda (Óptica Santolaria) y pensé que era una buena idea contar mi experiencia detrás del objetivo. 

Mentiría si no os admitiera que me hacía ilusión hacerme fotos de una manera más profesional, pero en mí también habitaban sensaciones de vergüenza y algo de miedo. Nunca he temido a hacerme fotos, sobre todo cuando he ido de viaje, me gusta hacer fotos allá donde voy, o de momentos especiales como una cena romántica con mi chico. Para mí las fotos es inmortalizar momentos, y después al pasar los años y ver una foto determinada recuerdas aquel instante, incluso llegan conversaciones y sentimientos que creías olvidados. 

Como os comenté, cuando me dijeron lo de las fotos tenía una cosa clara, quería contar con mi amiga Noelia, ya que como os dije es fotógrafa profesional y podéis ver su trabajo entrando en su página de Facebook, pincha aquí. 

A Noelia le hizo mucha ilusión, cosa que me alegro muchísimo, porque al menos iba a hacer las fotos con alguien conocido, que siempre da mucha más confianza. Días previos a la sesión de fotos estuvimos hablando sobre dónde ir a hacer las fotos, qué tipo de poses podrían estar bien, qué ropa ponerme...vamos, intentando preparar un poco la sesión de fotos. 

Cuando llego el día, apenas tuve tiempo de arreglarme como me hubiera gustado, ya que era mi época de hacer prácticas en el Hospital y llegue a casa a las 15.30 y a las 16.15 había quedado porqué queríamos aprovechar las horas de luz del atardecer, una luz preciosa que además favorece muchísimo. Al no tener mucho tiempo, por no decir apenas nada, sólo me planche el pelo en 2 minutos y un maquillaje muy natural. 

En las primeras fotos estaba un poco tensa, pero según íbamos haciendo fotos y Noelia me iba mostrando el resultado me iba animando. Las fotos estaban quedando genial, sin ningún tipo de retoque, desde luego que contar con alguien profesional se nota desde el inicio de las fotos, porque saben tomar el ángulo correcto, donde colocarte para aprovechar más los rayos de luz y sobre todo, te transmiten confianza que hacen que acabes siendo tú misma delante del objetivo, y por eso las últimas fotos suelen ser las mejores. 

Al ser fotos de gafas de sol intentamos que lo que más llamase la atención en las fotos, así que al principio evitábamos sonrisas y fotos de cuerpo entero. Al final, hicimos algunas sonriendo y recordamos que yo soy una persona de sonrisa y fueron las que más nos gustaron. Las fotos lo captan todo, y si en alguna posición estaba "forzada" la cámara lo sabía. 

Como no teníamos mucho tiempo y teníamos varios modelos de gafas de sol, optamos por hacer cambios de vestuario "in vivo", es decir, llevaba una bolsa grande con 3-4 bufandas, 2-3 jerséis, 2 zapatos y varios pintalabios y pendientes. Los pantalones fueron los mismos, porque en la calle no iba a quedarme en "bragas" pero todo lo demás lo íbamos cambiando en el momento, y la verdad es que fue un acierto hacerlo así, porque el resultado fue mucho más animado al tener variedad de vestuario. 

Una vez hechas las fotos, había que pensar "qué fotos son las mejores" y en esa parte se encargó Noelia. Una vez se pasan las fotos de la cámara al ordenador, todo puede cambiar, y quizás las que en un principio eran las "fotos ganadoras" puede haber otra que la desbanque, por lo tanto, en el mundo de la fotografía todo es un misterio, hasta conocer el resultado final. 


Os voy a dejar algunas de las fotos que al final no fueron seleccionadas, por lo tanto, estas fotos NO han pasado el filtro de Noelia, pero son preciosas tal y como quedaron, pero preferimos utilizar las otras para el fin que estaban encargadas.  

Esta foto es conforme se hizo con la cámara, no lleva ningún retoque. No se escogió porque teníamos otra que la luz era mejor y no salían tantas sombras. Quizás el pelo en esta foto saliera mejor, pero las gafas en la otra foto se veían desde una perspectiva lateral, y Noelia decidió escoger la otra. Cuando se hace una sesión de fotos hay que tener en cuenta la opinión del profesional ;) y la verdad es que quedo muy bien el resultado. 

 

Esta fue la foto ganadora =) Ahora que veo a las dos juntas, realmente es mucho mejor la que escogió Noelia. Por lo tanto, si hacéis una sesión de fotos con fotógrado profesional dejar llevaros por las ideas que tienen en mente ;) 

 


Estas dos fotos son otras de las que al final se quedaron sin ser seleccionadas, pero no tienen su encanto, ya que fueron las fotos que me dieron confianza para pensar/creer "oye, pues no salgo tan superficial, ¿no?" Hubo otras fotos mejores para ser las fotos escogidas, pero hay algunas fotos que cuando las ves dan fuerza para crecer mientras estás delante de la atenta mirada del objetivo ;) Por ejemplo, en la que salgo con las gafas azules salió demasiado blanca la piel, pero cuando me vi con "trazas de modelo" me hizo mucha risa y termine confiando en mí. 


Esta foto está totalmente arreglada, por eso lleva la firma de Noelia. ¿Por qué se escogen unas fotos y no otras? Pues a veces es por las muecas que hacemos cuando nos están haciendo las fotos. Recuerdo que una de las últimas poses era genial, tanto por la luz y el lugar, era mirando las gafas sin llevarlas encima, pero en ese momento me entró un estornudo y mis ojos son un poema!!! Además, quienes no estamos habituado a todo esto, sin querer estamos en tensión y en las fotos se acaba reflejando. 


 

Muchas gracias Noelia, tanto por lo bonitas que quedaron por las fotos y por darme tanta seguridad y hacer que me sintiera muy cómoda =)
 

lunes, 7 de marzo de 2016

Mi primera 10k

Hola amigos Upciencia, 

Hace mucho tiempo que no me dejaba caer por estos lares, y como muchos sabéis, no ha sido porque me haya querido coger "vacaciones del blog" sino porque NO he tenido tiempo. El mes de Febrero fue una locura, he hecho más horas que un reloj, pero ha valido la pena, pero sólo os diré que me pasaba casi 14 horas fuera de casa de lunes a sábado. Pero, a pesar de tener poco tiempo, el 14 de Febrero fui a cumplir uno de mis objetivos de este año, correr una 10k. 

 

Mi cara de alegría cuando llegue a meta. El tiempo fue 1 hora y 5 minutos


¿Por qué quería apuntarme a una 10k?

Siempre he querido engancharme al mundo running, ya que me gusta el deporte, nunca se me ha dado mal correr. De hecho, cuando tenía 12 años estuve pensando en apuntarme a Atletismo pero al final me apunte a Música. Además, mi novio va a correr 3 días a la semana, y siempre me anima para que me una a él. 

Pensé "Bueno...si me apunto a una 10k me tendré que obligar a entrenar" así que en Enero sabiendo que en Febrero hacían una carrera de 10 kilómetros en Castellón, no me lo pensé mucho y me apunte, pensando que iba a tener tiempo para ir a entrenar. Al día siguiente me dijeron de trabajar en Febrero por las tardes. Por lo tanto, adiós horas libres para ir a entrenar. 


¿Cuánto entrene para ir a una 10k?

Prácticamente nada. Sólo salí tres días a correr, el primer día hice 5k, el segundo 6k y el último 7k. Por lo tanto, me fui a una carrera 10k sin saber que era correr 10 kilómetros. 

Aquí debo hacer un parón y aclarar una cosa. No había ido a correr pero desde el mes de Octubre, un día a la semana iba a nadar, y la verdad es que lo he notado mucho. 

Lo peor realmente fue ir a hacer la carrera sin haber salido a entrenar en más de 10 días. La sensación que tenía por la mañana era de nervios, los mismos nervios que tenía cuando iba a un examen pensando "me ha faltado un día de estudio". 

¿Por qué fui a hacer la carrera sin haber ido a entrenar?

Primer motivo, por mi pareja. Él no paro de animarme, de decirme que íbamos a hacer la carrera juntos, que estaría a mi lado para cualquier cosa, y que se acoplaría a mi ritmo. No me pude negar. Le hacía tanta ilusión, que me acabo convenciendo. 

Segundo motivo, por mí. No sé si alguna vez os ha pasado, que dentro de vosotros tenéis una voz que os dice "tu puedes". No sabría muy bien cómo explicarlo, pero en la carrera ya me paso un año y me saque un curso y medio (después de un desastroso curso el año anterior). El poder de la mente es más fuerte e importante de lo que creemos. Solo tenemos que tener una cosa clara, si crees que puedes, pero porque sabes que puedes hacerlo, no sólo a modo sueño, sino porque te conoces y sabes que puedes lograr una cosa, que nada te detenga a conseguir ese objetivo. 


¿Cómo me sentí en la carrera? 

Fui a un ritmo adecuado para mi poco/nulo entrenamiento, y controlando en todo momento la respiración para evitar la fatiga. Lo más importante, sentir que podía hacerlo. Del primer kilómetro no me enteré, además fue muy "pachangeo" ya que la gente se iba re-ubicando y nosotros salimos entre los 20 últimos para evitar la gran aglomeración. Cuando llegue a los 5k y vi el tiempo, sabía que iba a llegar. No estaba cansada, me sentía ligera. Conforme avanzaba la carrera me iba poniendo pequeños retos alcanzables, sin pensar en la meta "Venga Lore, ahora a por el 7k que es tu récord". Llegue a los 7k estando bien, pero a partir de ese momento, todo era desconocido. A partir de los 8k es cuando empecé a no controlar tanto la respiración, así que nada, más auto-control, mismo ritmo y aprovechando las pequeñas bajadas de nivel. Bien, pasamos el 8k y estamos en el 9k!! He pensado " por 5 minutos ahora no podemos rendirnos". El mejor tiempo fue en el último kilómetro. 

Todo esto conlleva a un nuevo recuerdo, una superación y sobre todo orgullo personal. Pero tengo que agradecer a mi chico su compañía, ya que sin él no hubiese sido posible. Nos reímos, bailamos al ritmo de la batucada, nos entendimos sólo con mirarnos para saber cuándo teníamos que subir ritmo. 


¿Cuál es mi siguiente objetivo?

Salir a correr de verdad. Sin más. Coger la rutina de ir a correr 2 veces por semana. Sé que puedo hacer 10k sin entrenar, por lo tanto, sé que puedo coger este deporte como algo mío. Además, también quiero ir a nadar por las mañanas, ya que combinar ambos deportes hace que en ambos te crezcas.