lunes, 7 de marzo de 2016

Mi primera 10k

Hola amigos Upciencia, 

Hace mucho tiempo que no me dejaba caer por estos lares, y como muchos sabéis, no ha sido porque me haya querido coger "vacaciones del blog" sino porque NO he tenido tiempo. El mes de Febrero fue una locura, he hecho más horas que un reloj, pero ha valido la pena, pero sólo os diré que me pasaba casi 14 horas fuera de casa de lunes a sábado. Pero, a pesar de tener poco tiempo, el 14 de Febrero fui a cumplir uno de mis objetivos de este año, correr una 10k. 

 

Mi cara de alegría cuando llegue a meta. El tiempo fue 1 hora y 5 minutos


¿Por qué quería apuntarme a una 10k?

Siempre he querido engancharme al mundo running, ya que me gusta el deporte, nunca se me ha dado mal correr. De hecho, cuando tenía 12 años estuve pensando en apuntarme a Atletismo pero al final me apunte a Música. Además, mi novio va a correr 3 días a la semana, y siempre me anima para que me una a él. 

Pensé "Bueno...si me apunto a una 10k me tendré que obligar a entrenar" así que en Enero sabiendo que en Febrero hacían una carrera de 10 kilómetros en Castellón, no me lo pensé mucho y me apunte, pensando que iba a tener tiempo para ir a entrenar. Al día siguiente me dijeron de trabajar en Febrero por las tardes. Por lo tanto, adiós horas libres para ir a entrenar. 


¿Cuánto entrene para ir a una 10k?

Prácticamente nada. Sólo salí tres días a correr, el primer día hice 5k, el segundo 6k y el último 7k. Por lo tanto, me fui a una carrera 10k sin saber que era correr 10 kilómetros. 

Aquí debo hacer un parón y aclarar una cosa. No había ido a correr pero desde el mes de Octubre, un día a la semana iba a nadar, y la verdad es que lo he notado mucho. 

Lo peor realmente fue ir a hacer la carrera sin haber salido a entrenar en más de 10 días. La sensación que tenía por la mañana era de nervios, los mismos nervios que tenía cuando iba a un examen pensando "me ha faltado un día de estudio". 

¿Por qué fui a hacer la carrera sin haber ido a entrenar?

Primer motivo, por mi pareja. Él no paro de animarme, de decirme que íbamos a hacer la carrera juntos, que estaría a mi lado para cualquier cosa, y que se acoplaría a mi ritmo. No me pude negar. Le hacía tanta ilusión, que me acabo convenciendo. 

Segundo motivo, por mí. No sé si alguna vez os ha pasado, que dentro de vosotros tenéis una voz que os dice "tu puedes". No sabría muy bien cómo explicarlo, pero en la carrera ya me paso un año y me saque un curso y medio (después de un desastroso curso el año anterior). El poder de la mente es más fuerte e importante de lo que creemos. Solo tenemos que tener una cosa clara, si crees que puedes, pero porque sabes que puedes hacerlo, no sólo a modo sueño, sino porque te conoces y sabes que puedes lograr una cosa, que nada te detenga a conseguir ese objetivo. 


¿Cómo me sentí en la carrera? 

Fui a un ritmo adecuado para mi poco/nulo entrenamiento, y controlando en todo momento la respiración para evitar la fatiga. Lo más importante, sentir que podía hacerlo. Del primer kilómetro no me enteré, además fue muy "pachangeo" ya que la gente se iba re-ubicando y nosotros salimos entre los 20 últimos para evitar la gran aglomeración. Cuando llegue a los 5k y vi el tiempo, sabía que iba a llegar. No estaba cansada, me sentía ligera. Conforme avanzaba la carrera me iba poniendo pequeños retos alcanzables, sin pensar en la meta "Venga Lore, ahora a por el 7k que es tu récord". Llegue a los 7k estando bien, pero a partir de ese momento, todo era desconocido. A partir de los 8k es cuando empecé a no controlar tanto la respiración, así que nada, más auto-control, mismo ritmo y aprovechando las pequeñas bajadas de nivel. Bien, pasamos el 8k y estamos en el 9k!! He pensado " por 5 minutos ahora no podemos rendirnos". El mejor tiempo fue en el último kilómetro. 

Todo esto conlleva a un nuevo recuerdo, una superación y sobre todo orgullo personal. Pero tengo que agradecer a mi chico su compañía, ya que sin él no hubiese sido posible. Nos reímos, bailamos al ritmo de la batucada, nos entendimos sólo con mirarnos para saber cuándo teníamos que subir ritmo. 


¿Cuál es mi siguiente objetivo?

Salir a correr de verdad. Sin más. Coger la rutina de ir a correr 2 veces por semana. Sé que puedo hacer 10k sin entrenar, por lo tanto, sé que puedo coger este deporte como algo mío. Además, también quiero ir a nadar por las mañanas, ya que combinar ambos deportes hace que en ambos te crezcas.

domingo, 10 de enero de 2016

Piruletas de parmesano

Hola amigos Upciencia, 

¿Qué tal el comienzo del 2016? El mío genial, sólo puedo decir que el día 1 ya casi podía decir que iba a ser mi año, pero el día 2 ya se confirmó, si o si este año va a ser un año para recordar. Estaréis pensando qué debe ser lo que llevo entre manos, y sólo os puedo decir que muchas cosas!!! pero todavía no las voy a desvelar, solo voy a decir que tengo entre manos varios proyectos, los cuales me hacen mucha mucha ilusión!!!

En navidad espero que hayáis disfrutado muchísimo!!! Yo no he parado, entre trabajar varios días de 11 a 21 horas, hacer muchas compras de detalles navideños, quedar con amigos y familiares, e intentar disfrutar de cada instante, a la que he sido consciente ya habían pasado las dos semanas de Navidad!!

Los que sois habituales ya sabéis que el tema "cocinitas" me gusta, y en Navidad siempre me gusta sorprender a los míos con algo novedoso. Este año la novedad han sido unas piruletas de queso, y se hacen súper fáciles. Si queréis saber cómo se hacen, sólo tenéis que seguir leyendo ;)





Ingredientes y materiales

1. Queso parmesano
2. Rallador de queso
3. Papel vegetal
4. Molde circular
5. Palos de madera

En esta imagen podéis ver todo. El molde, el palo de madera, el queso, el rallador, la bandeja del horno con su papel vegetal y el bol para poner el queso rallado. 



Preparación

1. Lo primero que hacemos es pre-calentar el horno a 180º, durante 15-20 minutos, que más o menos será el tiempo que tardaremos a preparar todo lo demás.
2. Ponemos en una bandeja plana de horno un papel vegetal, ya que con este tipo de papeles no se queda pegado el queso. 
3. Rallamos el queso parmesano.
4. Colocamos el molde encima del papel y vamos poniendo dentro de la circunferencia el queso rallado. Una vez tenemos la circunferencia, colocamos el palo. Iremos colocándolas de la manera que veamos que caben más piruletas. Tener en cuenta que el queso se expande, por lo que no pueden estar muy juntas unas circunferencias de otras. Una idea es ir poniendo una abajo y otra arriba, de manera salteada. 
5. Ponemos la bandeja en el horno durante 5 minutos, pasados estos minutos veremos que el queso se ha fundido. 
6. Dejaremos enfriar durante unos minutos, al menos 2 minutos, y podremos sacar las piruletas sin problemas. 

En esta imagen se aprecia como fui ordenando las piruletas en la bandeja,  para que cupiesen bien =) 



Aquí una servidora con sus pintas de noche vieja =) A partir de ahora creo que voy a empezar todos los años con un gintonic de color azul jijiji