martes, 13 de octubre de 2015

Cómo cuido mi pelo

Hola amigos Upciencia,

Mil perdones por desaparecer varios días. La verdad es que no tengo excusa, ni tampoco por falta de inspiración, porque tengo un montón de temas en la cabeza, simplemente es por vagancia. El rato que estoy en casa no me apetece actualizar, y como esto es un hobby, pues ya sabéis, escribo cuando realmente me apetece y sin tener días fijos.

Hoy os voy a hablar de cómo me cuido el pelo. Aix...mi pelo, mi signo de identidad, tanto para mi como para los que me conocen. Creo que el 90% de mi vida he llevado el pelo largo, así que si hay algo que me identifica, es mi melena larga.

Tengo que decir, que casi nunca me he cuidado el pelo. Digo casi nunca, porque hubo una época que me toco cuidarme mucho el pelo. Cuando perdí 17 kilazos, mi pelo se vio afectado, y se me cayó muchísimo. En aquella época me puse muchas cosas, tome muchas vitaminas, me lo corté corto y además llore mucho muchísimo. No me llaméis superficial, pero veía huecos que no habían antes, y cepillarme el pelo era una verdadera tortura. Al año comenzó a dejar de caerse, y poco a poco comenzó a salir. A día de hoy puedo decir que recuperé el 90% del pelo que se me cayó.

Por lo tanto, os voy a ir diciendo mis productos preferidos. Algunos ya no los uso, sólo los usé en la época de la caída del pelo, pero os comentaré porque los usaba y qué efecto me daban.


1. Champú Kérastase

La marca Kérastase para mi es la mejor. Cuando se me cayó tanto el pelo, probé el  champú de esta marca para la caída. Realmente no note que se me cayera menos, pero si me daba más grosor al pelo, más volumen y mucho más brillo. Por lo tanto, lo sentía más bonito y mucho más vivo. Cuando el pelo se cae el pelo está cómo más apagado, así que conseguí tenerlo como lo suelo tener. 

Ahora que lo tengo bien, me gustaría probar algún otro producto de esta marca, pero el precio está alrededor de los 12-15 euros...Por lo tanto, uso otros más económicos, ya que cuando mi pelo está bien no le hace falta demasiado para que quede bonito y brillante. Aún así seguro que acabaré probando algún otro champú de esta marca en el futuro, porque note diferencia. 

Utilizaba otro producto de esta marca. He estado buscando información sobre él, y acabo de leer que ha sido retirado. Así que no os cuento nada sobre él, porque no lo vais a encontrar. Una verdadera lástima. 



2. Aceite Elvive

Este producto desde que lo he probado, mi vida ha sido un antes y un después. Tengo el pelo muy largo, además bastante liso, pero no del todo, por lo que tiende a enredarse mucho. Lo probé este verano, porque estaba harta de ir a la piscina-playa y lavarme el pelo casi a diario, y estar todos los días con estirones. Desde que lo he probado se han acabado los tirones del pelo, y además deja el pelo muy sedoso. Por lo tanto, lo recomiendo al 100%

Lo aplico de la siguiente manera: cuando salgo de la ducha me quito el agua del pelo con una toalla, y después aplico este producto. El producto lo pongo en las manos, y lo voy repartiendo por el cabello, más o menos desde la altura de los hombros hasta las puntas. Enrollo el pelo mojado con este producto, y continúo con mi ritual de después de la ducha (cremas corporales, cortar uñas, etc...) y a los 10 minutos quito la toalla del pelo, y lo desenredo sin problemas. A veces, incluso aplico un poco más de este producto en las puntas, una vez está peinado.



3. Keratina Gliss hair repair

Este producto solo llevo usándolo dos semanas. Es keratina para las raíces, para dar más volumen. Antes os comentaba que usaba un producto de Kérastane que ya no se comercializa, era un producto de keratina para reparar el pelo dañado, sobre todo raíces. Donde lo compré, al saber mi problema de mi caída repentina de pelo, me comentaron que lo aplicase en las raíces, porque el resultado era aumentar el grosor del pelo, y daba un efecto óptico de mayor cantidad de pelo. El efecto que conseguía era ese, para mi, mi salvación en aquel momento. 

Este producto de Gliss llevo un par de semanas usándolo, no fui a comprarlo, un día estaba por casa. En casa nos gusta probar productos nuevos para el pelo. De momento me está gustando el resultado, aunque debería usarlo más. 

Hubo una época que usé espumas para sacar volumen al pelo, pero el resultado no era el que esperaba, ya que quedaba bastante apelmazado, así que al final deje de usarlas. Estos sprays no ensucian el pelo, y yo lo noto con un poco más de cuerpo, así que me gusta, mucho más que la espuma.

Cada pelo es una historia, por lo tanto, que me vaya bien a mi, no significa que al resto le vaya a funcionar. Actualmente, tengo mucha cantidad de pelo, pero por la largura y el peso, acaba chafándose, cosa que no me gusta, por eso siempre lo seco boca abajo. Además, voy probando productos que den un poco de volumen en la raíz. 



4. Camomila Intea

Este es mi súper truco para llevar las puntas más claras, sin tener que pasar por peluquería para hacerme mechas californianas. El truco para que quede un efecto natural, y no os desgraciéis el pelo, es tener mucha paciencia. Yo comencé a usarlo hace un año y medio, y aún me queda medio bote, así que este producto hay que usarlo con mucha mesura. 

El modo de aplicarlo es muy sencillo. Lo aplico cuando el pelo está húmedo, después de secarlo un poco con el secador para quitarle el agua. Sólo lo aplico en las puntas, pero sólo 4 ó 5 pulverizaciones, y a veces, pulverizo encima del peine para peinar todo el pelo (actualmente esto ya no lo hago tanto). Lo uso sólo 1 ó 2 veces por mes, aunque bueno...hay meses que lo he utilizado 4 veces, y meses que me he olvidado. 

Si no lo aplicáis más que eventualmente y en poca cantidad, conseguiréis un resultado muy natural, y además no estropearéis el pelo. Además, al día siguiente de usarlo, aplicar mascarilla al pelo, para hidratar las puntas, ya que la camolina seca el pelo bastante, por lo que hay que darle un aporte extra de hidratación al pelo. 


5. Champú seco

Este champú de uso en seco, creo que es la salvación para todas aquellas que tenemos el pelo graso y no queremos lavarlo día si y día también. Un súper inventazo, que a mi me ha salvado en más de 1 y 100 veces, desde que lo descubrí. 

Voy a comentar cómo lo uso actualmente, porque hay chicas morenas que me han comentado que no les gusta porque al ser morenas y el spray deja un polvo blanco, no les deja bien el pelo. Primero y antes que nada, agitar bien el frasco. Después vais poniéndolo por la raíz, cada una como se apañe mejor, yo normalmente comienzo por el medio y me voy yendo hacía un lado y después hacía el otro, dividiendo el pelo con ayuda de un peine. Una vez está aplicado, con las llemas de los dedos hago el típico movimiento de lavarme el pelo y lo dejo actuar unos minutos. En ese momento mi pelo está como si me hubiera caído un saco de polvos de talco. Una vez ha pasado un par de minutos, cojo una toalla limpia, pongo la cabeza hacia abajo, y masajeo el pelo con la toalla durante unos segundos. Después de masajear el pelo con la toalla, peino el pelo, y voila!!! Resultado final: pelo con más volumen, sin ser un pelo graso, ni tampoco hay rastro de polvo blanco.


6. Spray ondas californianas de Aussie 

Este producto me lo regalo una amiga, y me hizo mucha ilusión porque se llevaban mucho las ondas californianas. Después de usarlo varias veces, tengo que decir que no me gusta para las ondas californianas. Estas ondas me gustan mucho más con el truco del moño de bailarina, que seguro que más de una conocerá. Este producto me "ensucia" el pelo y no me acaba de gustar, al menos para las ondas. 

¿Por qué os hablo de él? Primero, porque quería que supierais mi opinión sobre él acerca de las ondas que promete hacer, pero por otro lado, os quería hablar del uso alternativo que le doy yo. 

Si, mi pelo es largo, súper sedoso y suave. A priori, parece todo ventajas, un pelo precioso, y además con caída, por lo tanto, nunca se me desparrama. Pero...algún defecto tendría que tener, ¿no? Y es que...mi pelo no aguanto casi los peinados. Las peluqueras se vuelven locas para peinarlo, porque las horquillas se resbalan, el peso que tiene hace que no aguanten mucho las ondas de las planchas. Además, los recogidos siempre los tienen que aguantar con gomas y trenzas.
Pues eso, que mi pelo es un poco "rebelde" para hacerle peinados. A mi me encantan las trenzas, pero si no las hago cuando llevo el pelo algo sucio, se resbalan y acabo despeinada todo el día. Un día viendo el resultado que me daba este producto probé a usarlo como fijador para hacerme una trenza, el resultado fue el que quería, no se movió ni un pelo. Por lo tanto, quienes tengáis el pelo resbaladizo, aplicaros un par de pulverizaciones y hacer el recogido, ya veréis como se acaba el problema. 


En estas fotos podéis ver mi pasado. Actualmente llevo el pelo bastante igual, largo y sin mechas, pero no siempre fue así. En mi época de los "venti-pocos" lo he llevado de todas las maneras: corto, largo, con flequillo recto o de lado, e incluso con mechas rubias llegando a ser casi rubia. Todo el mundo tiene un pasado, aunque la verdad, ahora que me veo en la foto del pelo corto, no me veo nada mal (pensamientos de cortarme el pelo, salir de mi cabeza!!!)


Mi pelo actualmente. Castaño claro, con las puntas más claras (en las fotos apenas se aprecia, pero en la realidad si). Normalmente lo suelo llevar como en la segunda imagen, secado al aire libre y como se queda se ha quedado. Pero a veces, saco mi vena artista y con la plancha lo moldeo como se ve en la foto inferior-derecha. La imagen inferior-izquierda son las ondas que se me quedaron el topo de bailarina. La trenza es un peinado que estoy recurriendo mucho, por eso he puesto la foto, porque me parece un peinado muy cómodo y además muy favorecedor. 








jueves, 1 de octubre de 2015

Volver a la natación

Hola amigos Upciencia, 

Hoy os escribo para contar qué tal ha ido el curso de natación, después de 20 años que han pasado desde el último curso que hice. 20 AÑOS!! si, habéis leído bien y yo no me he caído de la silla al darme cuenta lo mayor que me estoy haciendo sin darme cuenta jajaja. 


Gafas Natación, Triatlón y Aquagym - Gafas natación XBase Adulto NABAIJI - Accesorios

Estas son mis súper gafotas de nadar que me compré en decathlon. La verdad es que esta tienda es una perdición cuando comienzas hacer deporte. 



Cómo algunos ya habréis leído, este año decidí apuntarme a diferentes actividades, entre ellas la natación. ¿Por qué este deporte? Respuesta fácil, por la espalda. Tengo cifosis, por lo que cada vez que voy al fisio me dice "debes hacer natación". Mi respuesta es la misma siempre "Si, me lo debería plantear seriamente". Creerme que lo he pensado miles de veces, pero nada...iba un día y no volvía. Así que este año unas amigas me comentaron lo de apuntarnos a las piscinas, y no solo ir a nadar, sino apuntarnos a un curso de adultos. 

El primer día ha ido muy bien, mejor de lo que esperaba. Incluso podría decir que se ha pasado el rato muy rápido, más de lo que pensaba a priori. Durante el ratico de la piscina pensaba que no estaba demasiado cansada, pero cuando he llegado a casa me he dado cuenta que realmente si que lo estaba. 

Lo primero  que he hecho cuando he llegado, ha sido ir al vestuario y ponerme el súper gorro que tan horribles estamos todos. Si, todos estamos feos con él. No hay excepciones, el gorro de nadar no le queda bien a nadie. Y después ha sido salir a la piscina. Además, yo no pude ir el primer día, así que no tenía muy claro en qué carril me iban a poner. El monitor me sonaba de las piscinas de verano, que a esas si que voy, a tomar el sol, claro está jajaja. Bueno, algún largo hago. El caso es que creo que sabía quien era, porque no ha dudado en ponerme en el carril del medio, y sin preguntarme cómo sabía nadar, cosa que hizo la semana pasada. Me gusta el carril que me ha tocado, estamos todos en el mismo nivel, así que genial. 

La verdad es que me he quedado con muy buen sabor de boca. A ver, tengo resistencia para hacer deportes, soy algo perezosa, pero cuando me pongo no soy demasiado patosa y se me acaban dando bien los deportes, sin llegar a ser una atleta. Durante los diferentes ejercicios que hemos ido haciendo, el monitor está pendiente de nosotros, hay que decir que somos pocas personas, así que nos tienen bien vigilados. Y me ha gustado que me vayan diciendo consejos, porque sabía que tenía vicios antes de ir. A ver...una no es tonta, y sabe cómo nada y como se debe nadar si ves los juegos olímpicos como es mi caso. Así que enseguida he corregido la postura, y el monitor enseguida me ha dado el apto. Muchos estaréis pensando "¿y si sabías que lo hacías mal porque no lo hacías bien?" Pues porque para dos largos que hacía al año, tampoco era imprescindible hacerlo genial. Ahora, todos los miércoles voy a nadar 1 hora, así que más vale coger buenas posturas para no dañarme, ya que el objetivo es mejorar la espalda y no empeorarla. 

Solo ha sido una clase, así que tendré que valorar más cosas. Pero de momento estoy muy satisfecha con la decisión de volver a nadar, y además de esta manera más disciplinaria. El curso lo acabo en diciembre, así que dentro de un par de meses ya os contaré la valoración final. 

El viernes intentaré que haya un post de ciencia, qué yo no sé vosotros pero yo los voy echando de menos. Así que mañana revisaré mis apuntes de genética, a ver qué curiosidad encuentro en ellos.