martes, 20 de septiembre de 2011

La Ingeniería Genética no es algo de marcianos.



Hace una semana me regalaron dos rosas azules, unas rosas poco convencionales ya que los colores típicos de las rosas son blancas, rojas, rosas y amarillas, pero ¿azules?.

Gracias a la Ingeniería genética hemos conseguido muchas cosas, y una de ellas es poder tener flores ornamentales muy bonitas y curiosas como puede ser las rosas azules, y ¿por qué no?

La Ingeniería Genética es una tecnología que trata de poder transferir ADN de un organismo a otro, creando organismos transgénicos, pero esta tecnología en la sociedad aún no está demasiado bien vista, ya que al oír la palabra transferir ADN para crear algo nuevo de manera artificial a la gente no le hace demasiada gracia…

La Ingeniería Genética trata de mejorar muchas cosas, no solo conseguir flores azules, o conseguir tomates que maduran más tarde, sino también está tratando temas más importantes como puede ser, curar enfermedades.

Las enfermedades genéticas son aquellas que son debidas a que el ADN de una persona está dañado en alguna parte, y gracias a la Ingeniería Genética se puede conseguir quitar ese trocito de ADN y poder poner uno nuevo bien, pero esto asusta…quitar/poner…¿ni que fuéramos máquinas piensa la gente?

En mi opinión creo que se debería apostar más por la ciencia, y sobre todo por aquellas áreas que nos pueden ayudar, y sobre todo vivir mejor y tener mejor salud. No hay que asustarse por aquello que es nuevo, porque si no a día de hoy muchas cosas que sabemos no la sabríamos, por ej, en la antigüedad para aprender fisionomía humana tenían que abrir en canal a las personas para saber como eran por dentro y así poder aprender,  seguramente mucha gente se quejaría de aquella barbaridad, pero gracias a eso mucha gente después pudo ser curada por personas que habían aprendido como era el cuerpo humano por dentro.

Apostar por la ciencia debería ser algo que no se debería debatir, simplemente debería ser un hecho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario