viernes, 26 de agosto de 2011

Salmonellosis

Estamos en la estación del verano, y en esta estación con el calor se potencia una infección bacteriana (Salmonella) por medio de los alimentos, concretamente por todos aquellos alimentos que estén hechos por el huevo.

La salmonella es una bacteria que está en el huevo, pero CUIDADO!! no está dentro del huevo, sino concretamente está  bacteria está en la cáscara del huevo, y por ello hay que tener mucho cuidado a la hora de cascar el huevo, porque a partir de este momento podemos o no, infectar el huevo, y por lo tanto si no seguimos una serie de precauciones cocinaremos algo que estará en mal estado, y tendremos un alta posibilidad de poder infectarnos de Salmonella.

Los síntomas que causa está infección son: fiebres altas, dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos. En ancianos y en niños puede ser más peligrosos, y puede llegar a dar problemas más graves e incluso la muerte, por lo que cuando se da esta infección en ellos, lo más recomendado es ir al médico y que sean hospitalizados para poder estar más vigilados.

Debido a que los síntomas son diarreas y vómitos es muy importante beber mucha agua, para evitar una deshidratación.

Pautas que debemos seguir para evitar contagiarnos con esta bacteria:

1. No consumir huevos crudos o poco cocinados, especialmente ancianos, niños y personas inmunodeprimidos.
2. Utilizar huevo pasteurizado en productos en los que no puede garantizarse que se cocerá bien el huevo, y también en aquellos lugares que se va a trabajar con mucha cantidad de huevo como puede ser pastelerias y restaurantes.
3. Los huevos deben cocerse a 63ºC durante 15 segundos, es cuando la clara y la yema están solidificados.
4. Consumir los huevos en poco tiempo, no se deben guardar los productos elaborados con huevo durante mucho tiempo, y mucho menos fuera de la nevera.
5. Los huevos crudos deben almacernarse a una temperatura inferior de 7´2ºC, es por ello que se deben almacenar en lugares frescos como es la nevera, y después de utilizarlos otra vez a la nevera, nunca dejar los huevos crudos mucho tiempo a temperatura ambiente.
6. Los recipientes en contacto con el huevo crudo deben calentarse a 71ºC, ej: utilizamos un tenedor y un plato para batir el huevo, estos utensilios se deben aclarar por separar a los demás utensilios de la cocina y con agua muy caliente, porque si después de cocinar el huevo utilizamos el mismo plato y el mismo tenedor nos podemos igualmente contagiar. Y nunca utilizar el mismo estropajo para los utensilios en contacto con huevo y los demás, primero se enjuaga bien con agua, y después ya se puede limpiar, nunca directamente sin enjuagar.



Por otro lado podemos saber la calidad de los huevos que consumimos si nos fijamos en la cáscara de ellos, porque en la cáscara desde el año 2004 los huevos para el comercio deben llevar un número de identificación , y entre los números uno de los más importantes es el primer dígito, ya que nos da la información de como ha sido criadas las gallinas.

Significado del primer número del código escrito en la cáscara de los huevos:

0= Gallinas ecológicas.
1= Gallinas camperas.
2= Gallinas criadas en el suelo.
3= Gallinas criadas en jaulas.

Aquellos huevos que el primer número sea un 3 son huevos de menos calidad, y con mayor probabilidad de tener Salmonella en su cáscara.





No hay comentarios:

Publicar un comentario