martes, 30 de agosto de 2011

Celiaquía







El año pasado fue mi último año de carrera, y en él realice las prácticas de empresa y tuve la oportunidad de realizarlas donde siempre había querido, en el Hospital Universitario-Politécnico “LA FE”, concretamente estuve en el Departamento de Gastroenterología Pediátrica, realizando pruebas de diagnóstico en la enfermedad celiaquía.

Hasta ese momento solo sabía que los celíacos eran personas intolerantes al gluten, pero después de realizar las prácticas aprendí mucho más de la enfermedad y también a realizar pruebas inmuhistoquímicas, las cuales se hacen en pocos sitios y tuve la oportunidad de poder realizarlas.

Más que explicar en qué consistían las pruebas que realizaba, que es algo complejo de explicar voy a explicar que es la enfermedad, porque creo que muchas personas les puede parecer más interesante.

Para comenzar diré que la celiaquía es una enfermedad que puede ser causada por dos factores: factores genéticos (la enfermedad se transmita de padres a hijos) o factores ambientales (administrar demasiado pronto y en cantidades muy elevadas el gluten a los bebes).

Como bien sabe todo el mundo los celíacos no pueden comer gluten, pero ¿qué es el gluten? El gluten es una proteína que se encuentra en muchos cereales, y concretamente está en el trigo, centeno, avena…cereales que están en muchos alimentos que consumimos diariamente como es el pan, galletas, y por ello ha sido tan importante la creación de alimentos que no lleven gluten, para que las personas que tengan esta enfermedad puedan tener una alimentación completa y sana para ellos.

El gluten para las personas celíacas actúa a nivel de la mucosa del intestino delgado, esta mucosa está caracterizada por tener unas vellosidades, pero el gluten al no poder ser absorbido por esta mucosa acaba atrofiando esta mucosa, y pasa de tener vellosidades a ser una mucosa lineal, es decir una mucosa “anormal” y por ello los enfermos comienzan a tener malas digestiones.

Las manifestaciones clínicas de la enfermedad celíaca dependen de la edad de los pacientes.

En la población pediátrica los síntomas comienzan a partir de los 4-24 meses de edad con diarrea crónica, distensión abdominal y pérdida de peso o problemas de crecimiento. Vómitos, anorexia, palidez e irritabilidad son también manifestaciones que se pueden observar. Con menor frecuencia se da dolor abdominal. Cuando se retrasa el diagnóstico en los niños se puede dar una anemia de hierro, deficiencia de folato, trastornos de coagulación en su mayoría por deficiencia de la vitamina K, baja estatura o retraso en la pubertad.

En la población adulta se da diarrea severa y pérdida de peso, síntomas más leves que los pediátricos en cuanto a síndrome del  intestino irritable.

El tratamiento para esta enfermedad es eliminar el gluten de la dieta, y de esta manera la mucosa el intestino vuelve a tener vellosidades y por lo tanto desaparecen las manifestaciones clínicas.

Una curiosidad de esta enfermedad es que se ha comprobado que dar lactancia a los bebes disminuye el riesgo a tener esta enfermedad, por lo que además de proporcionarles a partir de la leche materna muchas defensas, también estamos evitando que dentro de unos años esos bebes tengan esta enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario